20 de mayo de 2006

Súper villanos 5: La libertad de expresión.

No me malinterpreten. No estoy en contra de la libertad de expresión como tal. Considero a la diversidad de opiniones algo útil y necesario. Nada le hace tanto bien a una discusión como el ejercicio mental que implica tratar de alcanzar un consenso entre individuos con opiniones divergentes. Que eso quede bien claro. Lo que sigue es debraye disfrazado de ironía, pero siento que tiene algo de verdad, lo que ustedes piensen me parecerá interesante.

Hoy en día, el concepto tradicional de libertad de expresión (espero que puedan encontrar en su corazón la compasión infinita que se necesita para disculpar la siguiente expresión) ha sido más ultrajado y violado que las conejas en primavera.

¿Creen que en México existe libertad de expresión porque Vicente Fox y Marta Sahagún son parodiados en un programa de televisión del canal de las estrellas? Claro que no. La realidad es que todavía existen temas de los que no se puede hablar en radio ni en tele; revistas políticas y periódicos se cierran todos los días porque cometieron el error de hacer enojar a alguien muy poderoso. A los periodistas todavía los matan, y no nada más los narcos.

Antes, se invocaba a la libertad de expresión como una defensa altamente apasionada pero efectivamente inútil, del derecho de Juan Pérez por denunciar injusticias y publicar cuentos del Marques de Sade en su pasquín libertador durante los peores años del porfirismo. Aquel que defendía su libertad de pensamiento, acción y expresión, acababa fusilado. El poderoso lo último que quería era que todo mundo anduviera por ahí diciendo veinte mentiras, cuatro rumores y dos verdades sobre las muy variadas maneras que tiene para someter y abusar del pueblo.

Pero hoy, es el mismo gobierno el que se sirve de la “libertad de expresión” para justificar que el presidente apoye dee manera tan descarada al candidato del PAN. He escuchado a personas defender el que Televisa no haga más que desinformar en sus noticieros apoyándose en el argumento de que cada quien es libre de pensar y decir lo que quiera. Esa lógica es incontestable. ¿Cómo defender el derecho de los indígenas a denunciar las vejaciones a las que son sometidos a diario, con pasamontañas o sin él, si soy incapaz de tolerar a un cocainómano (JLD) rebuznando pendejada y media en televisión durante una hora, tratando de hacer que me la trague como información útil y (¡JA!) veraz? La banalización de los conceptos de tolerancia y libertad de expresión ha hecho que pasen de defender el derecho de libre pensamiento de las personas, a simplemente relativizar hasta las cuestiones más simples; ahora nada es bueno ni malo, todo depende de la percepción de cada quien. Somos incapaces de diferenciar entre una opinión correcta y una equivocada porque todo puede estar bien y todo puede estar mal. Eso es muy cómodo, sobre todo si alguien intenta hacerme ver que estoy en el error, ¿no? Tan fácil como decir: “cállate, yo pienso así ¿y qué?” Yo lo he hecho taantas veces.

¿Cómo puede ser una cuestión de opinión el que los policías estatales hayan violado a las mujeres detenidas los días pasados en Atenco? ¿Cómo puede ser que nadie vea que algo esta terriblemente mal en este país? Los 60 millones de pobres, los sueldos de miseria, la brecha entre ricos y pobres que cada vez se agranda más, no son cuestión de opinión ni de percepción, no son temas sobre los que podamos elegir entre ignorar o actuar de la misma manera en la que elegimos escuchar música pop o rock. La libertad de expresión debería ser actualizada, mejorada. El concepto ya está caduco y es inútil. Es imposible que la libertad misma permita mensajes que la limitan. Como el que se difunde en la campaña del IFE “Tu rock es votar”, que además te ordena: “si no votas, cállate”. Oye… ¿qué el IFE no se dedica a defender la democracia? (La democracia es más que votar) ¿Notas la paradoja? ¿Dónde está el organismo que regula la estupidez de los mensajes transmitidos en los medios?
Creo que lo que necesitamos es algo que de manera provisional y mientras se encuentre un término más pegajoso, podríamos llamar “Instituto que obliga a no decir pendejadas en los medios”. Ya no se debería permitir a gente como yo hablar de cualquier tema sin el conocimiento necesario, a los noticieros presentar las noticias editadas de tal manera que muestren los hechos distorsionados, a los candidatos atacarse entre ellos con calumnias, o mejor, obligar a que cada vez que X candidato saque un spot donde no propone y habla mal de su(s) contrincante(s), durante los primeros 5 segundos, o con letras chiquitas en la parte inferior de la pantalla aclare que él, en realidad lo último que es, es un político honesto y (risas contenidas aquí) capaz. La lógica es esta: si vas a mentir, deja constancia. Así todavía podemos seguir diciendo cualquier mamada pero por lo menos aclaramos que es eso, para evitar una confusión con una opinión personal muy respetable.
Los noticieros de Televisa y de TV Azteca podrían seguir tal y como están, no se preocupen, lo único que cambiaría es que al inicio de cada emisión y al regresar de cada corte comercial, se nos informaría que: “las imágenes presentadas fueron editadas y no muestran la realidad, la distorsionan y te hacen creer que un policía golpeado con violencia es más importante que 20 pobladores golpeados con el doble de saña por sus colegas”, “apoyamos a X candidato, obviamente no esperen que hablemos verdades negativas de él y positivas de los otros”, “somos unos amarillistas asquerosos y sabemos que las noticias que presentamos no son trascendentes, no te sientas culto e interesante por regalarnos rating”, etc., etc.

Ah pero no, esperen, eso de encontrar la verdad está muy cabrón, ¿saben qué? Olviden todo. Sigamos confiando en que el López Dóriga nos ilumine el camino. Dicen que la cocaína te pone muy lúcido; el teacher cada que sale a cuadro ha de estar en el nirvana.


7 comentarios:

MORADAQUIMICA dijo...

A MI SI ME CAGA KE EL WEY DEL TEACHER SEA COCO... :( DE LO DE+ USTD SABE BN KE PIENSO :) ... SUERTE DUDE Y SI.. LE KEDO CHIDO...


PERO LA REVOLUCIÓN NO ES LA SOLUCIÓOOOOON.... :)

SuneVal dijo...

Ey yo tambien he pensado en una revolucion.. pero lo pienso y aqui sigo echada.. Tambien nos hemos vuelto tan apaticos a este tipo de cosas.
Egoistas.. si.

La pregunta es: ¿que propones?

chokö dijo...

yo por eso pongo en mi blog cada que tengo oportunidad que no tengo ni la moral ni la autoridad para decir las mamadas que digo.

ya ves que luego hasta me amenazan con sacarme de un trabajo escolar.

callese chachalaca!

ivan_draven85 dijo...

suneval... obviamente nada

MORADAQUIMICA dijo...

deveriamos sacrificarte ivan y usarte de standarte,,, podriamos maldecir a las personas manchandolas con tu sangre y finjir ke tenemos una especia de poder maligno y reclamar el poder.. jo... jojo.. no c ni de ke hablo we..jajaj solo keria postearte :) .. aunk manchar personas con tu sangre serìa cool.. jajajaja

Sabina dijo...

Esa campaña de "Tu rock es votar" es una grandísisisisisisima mamada.
La libertad no existe ni existirá jamás. La verdad siempre permanecerá oculta para los que NO la quieran ver.

P11 dijo...

grandisima y reveranda mamada la campaña autoritaria de si no votas callate
pero si de camapñas pendejas y absurdas hablamos creo k es peor la otra campaña, una camapña donde queda claro que su ldier es un vil pousser que desde hace años dejo de luchar por los derechos de quien se supone que defiende y bsuca su bien personal
patetico el personaje del Sub Marcos