16 de agosto de 2006

Saramago y su Evangelio...

II: El Evangelio

(status update: me siento como un fideo chino)

...en esa cabeza nació el Evangelio Según Jesucristo, con ese estilo que sólo usa puntos y comas. Lo primero que se nota, desde el primer capítulo, después del prólogo que es la descripción de un grabado, son unas ganas de confrontar y de a ver si hago encabronar a la iglesia que, se nota, no lo puede ni quiere ocultar, tanto le caga. Pero, a diferencia de oportunistas como Dan Brown y J.J. Benítez, que con los escándalos que arman en sus libros-hamburguesa de McDonals sólo intentan vender más libros y hacer una película, las razones que tiene Saramago para hacer encabronar a la Iglesia son mucho más profundas. El p*do ahí, se nota, es personal. Saramago se dice ateo, pero que le crea alguien más, a mi no me engañas , José. Cae en el error de muchos otros que también se declaran ateos a los cuatro vientos para conquistar mujeres: no es que no crea que existe un Dios, más bien, cree que existe y está encabronadísimo con él, y quien sabe por qué, sus razones tendrá y han de ser bien válidas (ahora, creo que es buen momento para aclarar que no soy católico, ni siquiera estoy bautizado pero si creo que exista Dios, no continuaré con esto porque ya es material para otro post). Esto se ve en muchas cosas, para empezar, la escena con la que abre el libro y la conversación que tiene sobre eso, capítulos después, un Ángel sarcástico y mordaz con María. En el hecho de que Saramago se refiere muchas veces a Jesús y a su padre como un palestino, no como judío, para hacer encabronar también, a los judíos, y creo que todos conocen el odio que les tiene Saramago, llegando a los extremos de verlos como los villanos y a los palestinos como víctimas, casi casi santos. (según yo, se le olvida que si los palestinos tuvieran los recursos que los judíos tienen, lo último que tendrían para con sus enemigos históricos por un pedazo de tierra horrenda e infértil, sería piedad). Pero sobre todo se ve en que el Villano del libro es, indudablemente, o sea sin dudas, Dios. Es el malo, el que hay que vencer, el del plan maquiavélico, etc. No les contaré todo, pero una de las cosas de las que Saramago culpa a Dios es de ser el culpable, sin sentir mucha culpa, de las millones de muertes en guerras y sacrificios que se han hecho en su nombre. Y en eso no estoy de acuerdo, digo, es imposible negar las cruzadas y los miles de judíos quemados como mera variedad en alguna fiesta patronal medieval, pero tampoco negaré que, siendo los hombres como somos, si no existiera la religión, algún pretexto se hubiera inventado para empezar las cruzadas: una montaña, una silla, el dinero (que en parte lo fue), de repente alguien podía decir “ay, ay, ese güey me miró feo” y ya valió madres.
pero bueno, les recomiendo que lean este libro con una mente abierta y crítica, fuera de su contenido ideológico y todo eso, está muy buen escrito y el estilo cínico y mordaz de Saramago siempre es un placer de leer, sobre todo con este libro, con todo y que su final se cae por apresurado y simplista lleno de hoyos e inconsistencias. Después de todo te ayuda a pensar, y eso es todo lo que necesita hacer un libro para valer la pena. Si es bueno o no, es opinión de cada quien.

7 comentarios:

MORADAQUIMICA dijo...

nop mames ¡¡¡¡ por kulpa de esas mamadas no tuvimos un 15 feliz...


DEJA DE LEER WE ¡¡¡ ENSERIO.. JODE LA MENTEW Y HACE LLOVER..

CUIDC D TODAS FORMAS JOJOJ NOS VEMOS LUEGO..


RAMZEZ OFF..

SuneVal dijo...

Ahh recorde que te gusta mucho la historia..

Eres grande pequeño niño =)

Me dieron ganas de leerlo...

Lagarto dijo...

Ya lo compraré después. Lectures largas, para díaslargos.
Saludos.

your dijo...

phentermine nice :)

Ave rapaz dijo...

Ps a mi me interesa mucho la religión (no quiero decir que sea religio, soy ateo) y todo lo que cause polémica y ponga en duda las bases de la iglesia.

chokö dijo...

eres un culturoso, jejeje. nah, eres chido nomàs

Anónimo dijo...

Así es!!!
Por esa razón desterraron a José S.

La verdad el libro esta buenísimo;
Yo en realidad no soy atea, pero al igual no soy una católica fiel.

Siempre siempre siempre que leo el nuevo testamento lloró. Hasta cuando vi la carnicería de película "la pasión"

Pero en definitiva yo no podía entender la relación entre los azotes y el perdón de los pecados.

Nunca lo había pensado de la manera en que lo hizo Saramago bien por el!!!