21 de octubre de 2009

visiones de ella

"And when bringing her name up
He speaks of a farewell kiss to me
He's sure got a lotta gall to be so useless and all"

Vissions of Johanna - Bob Dylan

a veces, soy incapaz de esperar cinco minutos. No sé como, a veces, soy capaz de esperar dos meses. Eso es porque en realidad, no espero; a veces me despiertas a las 4 de la mañana y dices: “¿no quieres un vaso de agua?”, o “un sándwich de crema de cacahuate”, o “hacer el amor”, lo que sea pero lo dices y escucho tu voz de niña cansada, harta un poco de todo, aunque en realidad no siempre estés harta de mí y me pides, “no te duermas todavía”, con una carita tan bonita y esa sonrisa ante la que es imposible argumentar: “Amor, son las 4 de la mañana, de verdad, son las 4 de la mañana y ni si quiera te estoy soñando, te estoy alucinando”.

***

"Un joven atractivo pero depresivo deberá tomar una difícil decisión"

eso no es un comercial, es una nota a ocho columnas en la primera plana. Lo que sigue es una nota mal redactada que acompaña a dos amantes a lo largo de una travesía cuyo fin, poco claro, parece ser el de atravesar a pie todo Guadalajara. "Empresa imposible", dice él, siempre pesimista, insoportable, de difícil trato, como una patada en los huevos, dicen los que lo soportan menos pero que lo conocen más. Vamos, dice ella, te amo, pero claro, si se detienen en cada hotel, cada cuarto para muestra de renta o casa de conocido a hacer el amor, comer algo o simplemente pasar el rato medio agarrados de la mano pero mirándose muy fijamente y sin parpadear, exactamente como dos locos enamorados deberían mirarse cuando lo que se trata es perderse en la mirada (hermosa, sonriente) del otro loco. "Es para cuidar su corazón", dice él, que no sabe nada, no tiene idea de como cuidar su corazón porque sus pensamientos no son lógicos, son los de un loco y, para acabarla de chingar, enamorado, bien enamorado; pero por lo menos son sinceros, que ya es ganancia. "Para cuidar su corazón", insiste, sin hacer caso de otra cosa, concentrado.

***

si pudieras ver
lo que veo
tú conmigo
al final del horizonte
arriba en el monte

Pascual Reyes, un poco fuera de contexto